lunes, 28 de marzo de 2016

13/03/16

Ciclo Expectativa cero

“oh my god, oh my god”
Juan Manuel Ipiña
María Jimena Bueno
Alex Mercader


Cine porno – Tao sex

Domingo, 10 de la mañana, mientras la gente va a misa, nos encontramos en el cine porno para una función privada. Fumando bajo el sol esperamos que llegue el control remoto del proyector que venía volando en taxi. Luego en el hall aguardamos observando las vitrinas con películas con títulos como “Casi inocentes 1 y 2”, “Sexo y venganza”, “Acabando en los pechos”, “Dany siempre listo”, “Kate, freshman”, “Muñecas sexuales vudú”, “Raylene te quiere erecto”, “Masters of real porn”, “Propiedad caliente”, “Los angeles del sexo”, y las tarjetas dejadas en boletería: “Andres, masoterapia 24 hs”, “Traviesa Naila masajista”, “Tarot, Cuqui”, y las postales de Juan Manuel Ipiña “Relax… this won't hurt a bit” (“Relajate, esto no te va a doler”). Aunque estas postales no tienen teléfono ni ningún dato de contacto, existe una forma de rastreo, escaneándolas y haciendo una búsqueda por imágenes en google, quien sabe, tal vez algún cliente interesado dé los pasos necesarios.

A las 11.15 arrancó la proyección con un video fuera de programa: “Marte”, de Caramelo y Cristy Cortez, donde la poesía marciana se combina con la vida doméstica de una mujer de las estrellas y su gato. 



Marte / Caramelo - Cristy Cortez

 

 

<MATAME42> de Juan Manuel Ipiña, en la penumbra del cine la penumbra de las imágenes, veladas y parpadeantes, una mujer con una jeringa, un cuerpo recostado, un cuerpo sometido a dos manos rojas, una mujer desnuda que cae rodando por una pendiente de arena, una puerta que se abre, un abrazo, un cuerpo inyectado, mujeres asesinas y la envenenadora de Montserrat, una sonrisa, una ejecución. 

 



Otro fuera de programa, “poing poing” de Caramelo, galeristas, curadores, críticos, coleccionistas y artistas practican diferentes posturas sexuales intercambiando binomios.





“Vestigios del alma” de María Jimena Bueno, lenta, silenciosamente, una mujer en un rincón, acaricia su sombra proyectada en la pared frente a ella, en un juego de espejo, dos gemelas sin rostro bailan con movimientos amorosos. 

 



Por ultimo “La venus de Alex” de Alex Mercader, un patio de tierra negra, una mamadera con forma de osito, una huerta, geranios rojos en flor, luz de plena siesta entrando en jirones entre las media sombras. Una espalda con un gran árbol tatuado. El cuerpo joven de lo que parece ser un hombre llega para colocarse prótesis de penes en el pecho y mutar. El nuevo ser se masturba mezclando su respiración con el canto de los pájaros, recolecta su esperma en la mamadera, se bebe un poco y el resto lo vuelca en la tierra fértil.


 


Luego de la película recorrimos el cine, la salita gay de arriba con sus pequeñas habitaciones anexadas, vueltos abajo Cuqui quien realiza el registro escrito de las muestras, desnudó su torso para tomar notas entre las butacas. Nos despedimos del cine rumbo a un café de la zona céntrica donde ojeamos los fanzines “Homoss” de Myler Edson Moss. Cinco números que reúnen variadas imágenes gay. Un culo con una rosa, un hombre con vestidito entre flores, dos penes en una boca, testículos en una mano, testículos entre labios y lenguas, un cuerpo vendado con auriculares, un pie sobre un pene, una erección vestida de fantasma, glup glup glup glup, largos collares sobre un cuerpo, piernas y brazos entrelazados, marineros y policías, prepucios de piel flexible, un pene que se transforma en una cala… Myler Edson Moss nos conto de un fabuloso video que se puede ver en este link “Pixs” – Antonio Da Silva











FLOP FLOP FLOP

En pantalla principal dos mujeres, un hombre, un blanquísimo sillón de cuero, un embole. Toda la imagen es producida, muy pop. Las uñas de las chicas son fluo y todo resplandece, las chicas gritan sin parar. En la pantalla pequeña dos hombres, una habitación, una cama, un embole. Casi en silencio, no hay producción, es una cama cualquiera en un lugar común, se suceden las posiciones y todo es muy monótono. Flop flop flop. Al trio le sigue una rubia flaquísima con música electrónica. Plano de sus piernas con zapatos acrílicos del alto de un edificio, polainas blancas, pienso que si le gustan las polainas es porque debe de ser bailarina, puede que este en lo cierto, pronto se vera su gran flexibilidad. Plano de su tanga negra, ella la corre a un costado, la vuelve a su lugar, hacia el otro costado ¡ahora me vez, ahora no me vez!. Yo le meteria el zapato por el culo. Plano de su concha afeitadísima, se acaba la música electrónica porque es hora de oírla cantar: un embole. Un chico se acerca a preguntar si es nuestra primera vez allí, porque siempre quiso traer a su novia y ahora que nos ve se va a a animar. Lo que mas me llama la atención es ese hombre sentado que fuma sin parar.

Es el contacto físico real y el sexo real lo que mantiene a los cines porno funcionando en la era de internet. Hay dos cines condicionados en el área céntrica de Córdoba. Son casi idénticos por dentro y es porque fueron diseñados por la misma persona, se trata de un negocio familiar.
A la entrada una sala grande heterosexual y arriba o al costado una sala pequeña homosexual, al fondo dos pequeñas habitaciones sin puerta totalmente a oscuras con una silla cada una, detrás de una cortina la barra y las luces de un minibar. Lo que mas funciona y reditua son las pequeñas salitas gays, la sala hetero es casi una fachada. Los días de mas trabajo son los feriados y el día después de navidad y año nuevo. Soledad y tedio. El horario pico, entre 12 de la noche y 5 de la mañana.

El boletero es el mismo que maneja las máquinas de proyección y cambia las películas. Tiene en boletería los equipos y una pequeña pantalla donde visualiza la proyeccion de la sala principal. Cuando en la sala pequeña la película se acaba, hay un timbre con el que los clientes pueden avisar para que la cambien. Suenan tres timbrazos, responde con cuatro, cansado.
No se permite que las mujeres pasen solas, “los hombres te pueden acosar y yo no puedo estar controlando eso, y además, también pueden entrar mujeres a trabajar y eso no esta permitido”.

Cuando entré a la sala grande, había dos personas sentadas y tres contra la pared, en la pantalla el primer plano de una penetración y oh my god, oh my god!. Pase a la sala pequeña donde de momento no habia película ni gente, permancecí de pie unos segundos tratando de filmar algo en la oscuridad, en vano, cuando me doy vuelta, los cinco que estaban abajo, ahora detrás mio se masturban contra la pared. La escalera es estrecha y para bajar debo pasar rosándolos. A ambos costados de la boletería están los ingresos a las salas, pasando dos cortinas oscuras por unos pasillitos estrechos, allí, me dice el boletero, se ubican algunos para que los que entren los toquen. Eso es algo de lo que otros se quejan y que por lo tanto tiene que controlar, a veces con expulsiones. Me recuerda a la Abramovic, con su par de gente desnuda en la abertura de una puerta de ingreso.

En la sala gay el hombre sentado sigue fumando. Esa sala me gusta mucho, es pequeña, con cuatro asientos detrás y adelante cuatro supersillones que parecen los de una nave espacial, y la pantalla, la ventana de un viage cósmico. Los astronautas son bultos oscuros flotando alrededor, siluetas fantasma, todos mirando el paisaje detrás del vidrio: los cuerpos, los cuerpos.


<MATAME42> JUAN MANUEL IPIÑA

Son algunos encuentros donde me permitieron poner la cámara... Excepto el de la enfermera que fue medio actuado...
En la primera me pusieron dos supos de zolpidem.... perdí el conocimiento a los cinco minutos...
es un hipnótico. Pero me han paseado por todo el vademécum.
Y hemos experimentado con plantas de la reserva ecológica. Incluyendo la cicuta.
Son mujeres que tienen números*. Quizás se podrían incluir como consecuencias imprevistas... no sé...
La fantasía primaria se convirtió en morir a manos de una mujer desconocida.... Y estas mujeres cada vez que me visitan vienen a ejecutarme.
En la del revólver nunca supe que estaba vacío el cargador”…

* La máquina numérica consiste en una serie de números que Juan Manuel Ipiña les otorga a mujeres, se trata de un arnés o strapon numerado, la mujer poseedora de un número lo es también del cuerpo de Ipiña durante una o varias sesiones. Las primeras sesiones de la máquina se orientaban a realizar la fantasía femenina de penetrar a un hombre y la fantasía del hombre de ser penetrado por una mujer. Podían realizarse donde y como la mujer decida, una de ellas realizó su sesión en una iglesia de Buenos Aires. La máquina numérica fue mutando y derivando en <matame42> donde el cuerpo del hombre a manos de mujeres pasa a ser casi un experimento entre la vida y la muerte, donde la experiencia de entrega y posesión se lleva a límites y territorios cada vez mas difusos.


LA VENUS DE ALEX – ALEX MERCADER

Markus Gabriel, filósofo alemán contemporáneo dice que el mundo no existe. ¿me lo podría explicar como si yo fuera un niño?
Claro. A veces sueñas con que estás en un sitio. Entonces te despiertas y estás en otro sitio. Por la mañana vas a la escuela y estás en un sitio. Tú siempre estás en un sitio, pero nunca en todos los sitios. ¿Quiere decir que no hay nada más grande que todas las cosas?. ¡Eso es! Si el universo está dentro de una cosa más grande que El Universo, entonces el universo ya no es el todo. Y esa es la paradoja: el todo no puede ser parte de sí mismo.

Simone de Beauvoir en El segundo sexo dice que la mujer no existe, “no existe una esencia femenina, algo que caracterice a la mujer como tal” sino que es un constructo social, histórico.

Yo creo que mi celular no existe.Y Alex Mercader con la creencia absoluta de que debajo del cuerpo no hay hombres o hembras, deforma su cuerpo con prótesis para formar uno nuevo, trabaja sobre la fertilidad masculina como una forma de ironizar sobre el falo y lo fálico «y beber "mi leche" como señal de automaternidad, mas allá del binomio femenino-masculino, alimentarse, complentarse unx mismx y establecerse como un sistema funcional».


VESTIGIOS DEL ALMA – MARIA JIMENA BUENO

La mejor amiga de Peter Pan era su sombra, y en otro relato, cuyo nombre y autoria no recuerdo, un hombre hace un trato con el diablo y como resultado pierde su sombra, esto le trae muchos problemas, ya que las personas a su alrededor no pueden dejar de notar su falta. Sí recuerdo particularmente el momento en que él, desesperado, se pinta una sombra en el suelo y se queda parado rígido los breves minutos que el correr del sol le permite disfrutar de la ilusión de poseer un alma.

“Como la sombra, el alma es la forma del cuerpo. Al alma no la podemos ver, pero está ahí, se presenta muy sutilmente, como un suspiro. La podemos sentir; como la sombra, el alma es la forma del cuerpo. Está extendida por todas partes a través del cuerpo, dice Descartes, está enteramente por todas partes a lo largo de él, en él mismo, insinuada en él, escurrida, infiltrada, impregnante, tentacular, insuflante, modelante, omnipresente”. 


.

Flayer difusión 



EL PAIS DE LOS MARAVILLOS
Cuentos de niños, para gente grande y peluda del arte / Octava entrega

En Maravilla abrió una panadería que ofrece galletas con sabor a carne humana. Furor. Todos quieren saber que gusto tiene la sal. Alicio intrigado compra una bolsa de panza de gordito. Las galletas son blandas y gelatinosas y tienen gusto a queso como un chipa. La tribu urbana de los caníbales contemporáneos se manifiesta abiertamente en contra de las harinas, pero pronto meten sus manifestaciones en el horno y se las comen. La tribu de los pelos de arcoíris se aposta en la plaza, tienen largos cabellos lacios de color violeta, verde, rojo y anaranjado, “Cada uno es dueño de hacer de su cabeza un florero” reza un cartel. Pronto salen a la venta los preparados para hacer carne humana en el hogar, se venden como pan caliente en todos los supermercados. La linea de mayor éxito son Las delicias de la Nona. Por fin dejan en paz a las vacas que quedan libres en los campos para pastar y ser abducidas con tranquilidad. Los chefs televisivos preparan recetas que camuflan los nuevos ingredientes en viejos preparados, siguendo el legado de los veganos, que supieron crear la llamada “cocina psicótica”: alimentos que parecen de carne pero son de verdura. Alicio se sienta en el sillón hamaca frente a la ventana, mirando las casas blancas del otro lado, el sol entrando de costado, con una mano acaricia al gato que ronronea en sus piernas, con la otra lentamente se lleva las galletas a la boca. El olor de la carne humana. Existen diferencias entre los recuerdos y los sueños, piensa Alicio, mmm, el sabor de la carne humana. Dos palomas se persiguen del otro lado de la ventana, desde algun lugar llega el olor de la panadería.
.
.
.
“El país de los Maravillos” es una serie de cuentos escritos por Eva Finquelstein a partir de la serie gráfica “Geometrías inestables” de Pablo Bofelli.
.
“Geometrías inestables” y “El país de los Maravillos” son producciones específicas para el ciclo Expectativa Cero de Galerías Efímeras.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario