lunes, 28 de marzo de 2016

08/01/16


Ciclo Expectativa cero

“FRESCA, lo cotidiano de la resaca” - Gabriela Grimaux /Invitada Ayelen Argañaraz

Cotillon Ruta 20 de Marta Mansilla

 

“FRESCA” lo cotidiano de la resaca

En “Fresca, lo cotidiano de la resaca” se muestra la convivencia con los fantasmas y restos de todo lo acarreado en una noche, un ciclo de años, una vida. Resaca es el resto de todo lo acumulado. Resaca es algo que se arrasta, como la cola kilométrica de un vestido de novia, de quien acude resagado a casarce con su propia vida. Todo lo que va quedando toma vida propia y con esas vidas autónomas Gabriela Grimaux convive.

Resaca es el cuerpo convertido en un filtro por el que pasa el mundo, quedando algunas cosas y perdiéndose otras. Con la resaca de enero Gabriela Grimaux quiso venir con Ayelen Argañaras, Ayelen enfermo y Gabriela Grimaux debio viajar sola. Quiso traer una torta princesa pero sus intentos reposteros fracasaron, quiso traer muchas bolsas de ropa sucia pero se vio sola en el viaje cargando enormes bultos y decidio dejarlas a un lado en pos de una pequeña mochila, ensayo la canción “What's going on” de Four Non para cantar metiendo su cara dentro de un tapper porque asi el sonido de su voz resuena, pero se olvido de cantar, quiso generar en el cotillón un espacio para descansar “yo lo que quiero es descansar”, y otros espacios para diversas expresiones cotidianas, finalmente pudo lograr una multitud de espacios donde muchas cosas sucedieran. Gabriela Grimaux quiso que todas estas vicisitudes fueran parte de su obra, asi como quiso que toda su vida y su proyecto de arte vinieran a decantar en este momento de descanso y a pasar por su cuerpo como resaca.

Gabriela Grimaux presento una obra entre ambientación, instalación y performance. Traslado al ámbito del cotillón su espacio domestico cotidiano que es a la vez su casa y proyecto de arte llamado “La Casa”, en La Rioja, un espacio de arte que funciona en la casa familiar en la que vive. "Fresca"... trabaja sobre las superposiciones y solapamientos de espacios, casa, espacio de arte y cotillón fusionados. La convivencia de experiencias aparentemente disparen superpuestas proponen un ámbito y una experiencia multidimensional, el habitar diferentes planos, trasladando la propia experiencia de la artista de habitar paralelamente diversos mundos, cada uno desbordado de su propia carga y densidad.


Dispuestos sobre las vitrinas frascos con aceite quemado, colillas de cigarrillos, pan seco y mohoso, un tapper con papas brotadas, cebollas, una tabla de picar y una sarten sobre un calentador eléctrico en la que la cebolla se frie lentamente. El aroma penetra en todo el local y se asoma a la calle. Una bolsa de pan abierta para servirse directamente de la sarten. Una tarta de manzana cortada en trozos y servilletas de papel. Una laptop en la que pasan fotografías y textos de “La casa”, una radio sintonizada en una radio local. Botellas de cerveza fría y vasos de plástico.

En el piso una bolsa de consorcio repleta de ropa. Un par de zapatillas. Una silla y una banqueta. Sobre otra de las vitrinas una colección de fanzines: cuatro números del fanzine “Los labios” y otros que abordan la diversidad de genero.

El local se abre y los clientes ingresan, Gabriela Grimaux descalza atiende la sarten, toma cerveza y conversa con ellos mientras les ofrece pan con cebolla, cerveza, fanzines y tarta de manzana. Les cuenta de “La casa”, de la obra y conversan. Llegan algunos asistentes a la muestra, con atenitas y orejitas del cotillón en la cabeza, se sientan en el suelo comiendo, bebiendo, hojendo las publicaciones, escuchando la música y charlando.



Texto de Gabriela Grimaux:
Es el primer intento de mostrar el decante fresco, crudo prácticamente, de una experiencia puntual: los límites de lo público y lo íntimo. Desde el año 2013 mi casa ha sido un espacio de arte y toda mi intimidad ha fluctuado en las tensiones generadas a partir de esa decisión. Hay sensaciones y materialidades bastante específicas del día a día que han cobrado para mí una relevancia que las desplaza de lo cotidiano para convertirlas de alguna manera en una resaca. Quisiera poder transmitir “lo casero” del espacio de arte y “lo artístico” de la casa como quien habita esos espacios en un mismo lugar, por decirlo de alguna manera. Entre las sensaciones y las materialidades es que surgen las preguntas en torno a lo artístico/noartístico, lo colectivo/individual, lo libertario/represivo, lo raro/normal, por nombrar algunas cuestiones. En este Cotillón de Galerías Efímeras quisiera generar algunas de esas sensaciones y mostrar algunas de esas materialidades, con toda la resaca de las atravesadas preguntas. 




 


Video registro






LIMITROFES

En biología existe una denominación para los espacios que componen en si mismos un ecosistema autónomo, los microecosistemas, espacios limítrofes con vida propia, donde las condiciones climáticas entre otras han permitido y posibilitado la aparición de una comunidad de vida con características propias independiente y en cieto punto aislada de su contexto, aunque obiamente por otra parte por completo ligada a el. Algunos ejemplos son los suelos de bosque tan tupidos de forma que no son alcanzados por el sol, donde vegetación sumamente especifica crece y donde la caída de un árbol centenario provoca una revolución al permitir el paso de la luz solar por breves semanas; las líneas costeras exactamente en la franja donde las olas van y vienen, una zona que no es ni por completo terrestre ni marina, semi sumergida y parcialmente terrestre, donde crecen organismos que no se encuentran en la playa propiamente dicha ni metros mas alla, en el mar, áreas en equilibrio constante y permanentemente inestable que sin embargo pueden permanecer y desarrollarse fecundamente por años. Un microecosistema puede ser también un pequeño vaso en la heladera con yogur fermentado, una bolsa de pan cerrada donde hongos comienzan a aparecer, nuestro propio cuerpo y escalando, nuestra casa, familia, país, planeta.

También en biologia existe una denominación interesante, el nicho ecológico. Un nicho es un término que describe la posición relacional de una especie o población en un ecosistema. En otras palabras, se refiere a la ocupación o a la función que desempeña cierto individuo dentro de una comunidad.

El arte ocupa un nicho ambiguo y los artistas son especialistas en crear nuevos nichos u ocupar de nuevas formas nichos preexistentes refuncionalizandolos.

Gabriela Grimaux es fundadora de La Casa. El proyecto La Casa es un microecosistema que a su vez supo crear y refuncionalizar un nicho. Una casa de familia paso a ser un espacio de arte sin dejar de ser un hogar, y dentro del ecosistema del arte riojano, se establecio como zona de arte periférica, limítrofe, creando su propia comunidad.

Los nichos ecológicos muchas veces son producto de la carencia, de la falta, como en este caso, la necesidad ya existía cuando Gabriela Grimaux la detecto y decicio ocupar ese nicho. La necesidad de un espacio accesible en el arte, de un espacio ameno y amigable donde mostrar y compartir por fuera de las trabas burocráticas y de las elites, es decir un ambito que acoja a todos aquellos que no entran en espacios ya establecidos, normados y saturados. Un nicho se abre como un hueco y los organismos necesarios para ocuparlo crean en el su nuevo ecosistema, asi La Casa se abrió en el vacio, respondiendo a una falta y a su vez creando nuevas demandas, nuevas posibilidades. Es reductivo pensar que es solamente una casa donde se muestra arte, se trata de la respuesta de la comunidad a sus propias necesidades, la formulación de una propuesta como solución, ciertamente es un proyecto propositivo de y hacia la comunidad.

Es interesante notar y destacar a su vez como los proyectos perfiericos se interesan en lo social y lo comunitario, en la vida política de la comunidad, asi se puede hablar de microeconomías, micropoliticas, en ámbitos cotidianos.

Proyectos que se construyen y sostienen colectiva y comunitariamente, en lo concreto, con campañas de donación para refacciones y mantenimiento, o para la realización de muestras concretas, con jornadas de trabajo grupales y abiertas para tener el espacio en condiciones adecuadas, sin financiamientos oficiales ni sponsoreos de ningún tipo, y gozando de las libertades que ello acarrea.

… (relleno, guata, tergopol, mesas y sillas en cualquier estado, tarimas, cuerina de cualquier color, vasos, copas, tornillos, fotos, pintura, tablas de elástico de cama, aglomerado y fibrofacil, cola vinílica)...  
 
Seria difícil pensar en una bandera de una galería de arte en una marcha de la gorra, sin embargo si podemos ver a Casa13 y su bandera en las marchas del orgullo y la diversidad.

En palabras de Gabriela: Tenemos la "Agenda que nos atraviesa" (voy porque me atraviesa) el 8 de marzo día de la mujer, el 24 de marzo día nacional de la memoria por la verdad y la justicia, jornadas por la diversidad sexual, marchas contra la megamineria contaminante, toma de la universidad nacional de La Rioja.

 
.

Flayer difusión




EL PAIS DE LOS MARAVILLOS Cuentos de niños, para gente grande y peluda del arte / Cuarta entrega
Alicio ha olvidado lo que es comer sandia. Se sienta en el patio y se reusa formalmente a comprar una para recordar como era, simplemente quiere hacer trabajar su memoria. Su memoria entretenida con cosas más importantes se dedica a recordar colores de los caramelos Fish.
 
Los maravillos se preguntan la diferencia entre arte y vida mientras el frasco de mermelada de Alicio le reclama que lo objetualiza.
 
Frasco – tu no me amas realmente, solo soy para ti un frasco de mermelada. Alicio – Frasco de mermelada, tu eres un frasco de mermelada. Y te amo, ven aquí.
 
Alicio y el frasco se abrazan mientras los maravillos se preguntan sobre las diferencias entre arte y vida.
 
Mientras tanto los reclamos emocionales de la mermelada en casa de Alicio cobran proporciones gremiales y Gato Inclinado sabotea todas las plantas echándose a dormir exactamente encima de cada una de ellas por turnos cuidadosamente planificados. Harto, Alicio decide tomarse vacaciones porque además las diferencias entre arte y vida han copado los noticieros, las telenovelas, la radio y los programas de la siesta porque un semáforo fue apuñalado por otro en plena calle Progreso y todos los progres pensaron que era vida y consecuentemente nadie se metió, pero era arte y los semáforos murieron en vano porque esperaban ser separados en nombre del buen arte. Ocasionaron finalmente graves problemas de embotellamiento y la perdida de una beca en artes otorgada por el Fondo Nacional de los Hartos que de que el Fondo Nacional no se Expida a Tiempo y Cambie su Pagina Web y sus Formularios Arcaicos.

Alicio harto del Fondo y de su casa y de las diferencias entre arte y vida se va al Lugar Donde No Hay Señal y se dedica a sacar fotos de caracoles, estrellas y satélites que se hacen pasar por cometas para que maravillos incautos les pidan deseos y ellos poder responderles con risas de luces rojas, blancas y azules. Así se divierte de lo lindo hasta que un maravillo se acerca y con tono grave le dice:
 
- conoce usted las diferencias entre vivir y sacar fotografías?
 
Alicio cree estar soñando y se da cuenta de que si, esta durmiendo una profunda siesta por haberse comido medio frasco de mermelada de tomate. Decide entonces aprovechar para ver si puede bailar como Baryshnikov. Mientras tanto el Fondo Nacional de los Hartos ha cambiado su pagina web perturbando notablemente a todos los maravillos que ya no saben a que atenerse y se preguntan si es una señal del fin de los tiempos mientras se dedican a debatir sobre las diferencias entre la sangre y el kétchup.
 
Alicio comprueba que no puede bailar como Baryshnikov ni soñando pero si encontrarse con Baryshnikov quien le plantea si ha reflexionado concienzudamente sobre las diferencias entre la vida y el sueño. Alicio tiene un grave ataque y al no poder diferenciar si es de risa o de epilepsia cree morir, pero como todos sabemos, para el subconciente no existe la muerte por lo que en los sueños nadie muere, pero en la vida si.
.
.
. 
“El país de los Maravillos” es una serie de cuentos escritos por Eva Finquelstein a partir de la serie gráfica “Geometrías inestables” de Pablo Bofelli.

“Geometrías inestables” y “El país de los Maravillos” son producciones específicas para el ciclo Expectativa Cero de Galerías Efímeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario