lunes, 28 de marzo de 2016

23/03/16



Ciclo Expectativa cero
 
“No es cualquier verdura - Topografía para ramos generales” 
Guillermina Bustos
 
Verdulería La Rusa (Ivana Videla, Cecilia Rojas y Exequiel Córdoba)
 

El dia viernes 23 se presentó en verdulería La Rusa “No es cualquier verdura – Topografía para ramos generales” de Guillermina Bustos. En el piso del local se podía observar un trazado de líneas de diferentes colores desde la vereda y adentro recorriendo pasillos y uniendo carteles, góndolas, cajones de productor y cabinas. Blanca: panificación, verde: productos vegetales, amarillo: productos animales, rojo: bebidas, celeste: telefonias. Catalogos de mano se mezclaban en los mostradores con otras folleterías propias del lugar. Estos tenían impreso un plano o planta del local con la trazeria señalizada a modo de guía para clientes y espectadores. La muestra funcionó con atención al público como cualquier día, circulando clientes y visitantes de la muestra por encima ya travez de la obra, recorreindo sin querer las trayectorias previamente demarcadas, que funcionan como organizadoras de los movimientos aparentemente aleatorios. El trazado permanecerá en el local a partir de la muestra con lo que clientes y dueños podrán convivir con el.
 
La linea roja, bebidas, une el cartel de coca cola a $25 ubicado en la vereda, con la góndola de productos varios del interior, forrada con carteleria de la misma marca, la heladera de bebidas y el mostrador con misma carteleria. La linea blanca, panificación, une el cartel de la vereda que ofrece pan, facturas, pebete y criollos con la góndola de productos varios en la que se expone el pan. La linea amarilla, productos animales , conecta el cartel exterior que ofrece huevos a $35 la docena con la pila de maples de huevos ubicada en el mostrador y también conecta con la heladera de los productos lácteos y fiambres. La linea celeste, telefonias, conecta el cartel de telecom, semi público, con la cabina de teléfono del interior. La linea verde, productos vegetales, une los carteles externos del lateral izquierdo, mandarina 2 x $30, tomate 2 x $30, cebollin 2 x $15, choclo 4 x $10, sandia 6 k, con los carteles del lateral derecho, cereza $10 100gr, papa 3 x $15, sandia $7 k, y con las góndolas y cajones de estos productos ubicados adentro y fuera del local.
 
La obra pretende formar parte de la cotidianidad de la verduleria, permitiendo a quienes la habitan y circulan observar el entramado y dirección de sus pasos, generando una nueva conciencia sobre el uso de un espacio pequeño pero complejo, saturado de información y contenedor de multiples sub espacios con usos específicos que a presar del aparente caos están bien definidos, incluso dentro de la mutabilidad propia del local, y donde las acciones e interacciones están coordinadas y a partir de ahora, relevadas y reveladas.
 
Video registro


 















.

IMPERCEPTIBLEMENTE CALCULADOS

En Córdoba se suceden fluctuaciones de efervescencia. Asi como nuestro país puede ser acusado de sufrir periodos de euforia y depresión, (muy contrario a la alegría estariamos entrando ahora en el segundo caso), el arte de Córdoba parece estar siempre en un constante punto de ebullición. Todo siempre es nuevo, y como todo lo nuevo reluce, la novedad encandila como un auto en la ruta. Nuestra provincia no cuenta con un archivo de arte que nos permita recordar, revisar y ejercitar la memoria, los proyectos al respecto son aislados, timidos, esporádicos. Paises vecinos como Chile cuentan con archivos donde, en palabras de la propia Guillermina Bustos, se puede aprender mas del arte local que en las muestras y galerías. La novedad opera en la producción continua en el aire, sin bases, sin fundamento mas que el presente absoluto. Asi todo se repite con poca conciencia de su repeticion y la historia es un material con el que necesariamente se trabaja aunque de forma involuntaria, maquinal, automática, el reflejo de un espejo empañado.

Se abren nuevos espacios que tienen una vida de dos años promedio, que no se ocupan de dejar constancia de su accionar y son tragados por las ondas de una corriente virulenta en la que afloran nuevos espacios, nuevos artistas y nuevos proyectos a la vez que otros se hunden. Los recuerdos permancen flotando en el boca a boca de algunos implicados, de algunos memoriosos, pero para la gran masa del arte no quedan huellas y todo parece inmutable dentro del movimiento polar de +1 -1 que termina achatando todo, homogeneizando todo para que finalmente parezca no haber movimiento ni avance alguno. La Córdoba siempre efervecente a punto de explotar es una imagen que he encontrado repetida en innumerables conversaciones con artistas. Asi se percibe ahora, y asi hace 10 años. Por otra parte, ¿que seria explotar? ¿Qué se espera que suceda, que debería pasar? ¿Que exista un mercado de arte?, ya hubo importantes bienales en Córdoba de las que nadie se acuerda…, ¿que nuestra provincia aporte al mundo artistas de relevancia mundial?, existio un tal Bonino del cual mucho se construyó en un imaginario romántico y del que finalmente poco se sabe.

Todo parece mas claro si pensamos en la vida de los comercios en Córdoba. La economía permite el continuo afloramiento de negocios familiares y pequeños emprendimientos en rubros generales, no asi las especializaciones (como por ejemplo negocios para zurdos, indumentaria para ciclistas). Estos negocios se abren como pueden en los diferentes barrios y tiene una corta vida. En ese transcurso cambian de rubro o incorporan nuevos, las carnicerías anexan verdulería, las farmacias anexan perfumería, se realizan ampliaciones y luego de su período mutante cierran desplazados por los hipermercados y las franquicias de marcas registradas. Cuantos pequeños negocios de ropa hemos visto aparecer y desaparecer en un pestañeo, cuantos bares y pizzerías?. No existe estudio de mercado, evaluación de riesgos, estrategias para afrontar los vaivenes de la economía, rutas de escape. Existe una casa con una ventana que da a la calle donde se pone un kiosko, otra casa con un garaje donde se pone una verdulería y asi.

Todas estas fluctuaciones conforman una coreografia invisible como la coreografia de los guardaespaldas de Donald Trump. Siempre ame de la comedia musical esa facilidad para estar tranquilamente tomando mate y ponerse de pronto a cantar y bailar, fluidamente y con total espontaneidad. Me entretengo en la cola del banco imaginando que los cajeros van a saltar de pronto por las ventanillas y hacer pasos de bollywood con los clientes mientras una nube de billetes voladores nos cae como una lluvia de confeti. Me pregunto si la coreografia del arte de Córdoba será un cuartetazo, un lento y dramático butho, o variaciones del siempre facinante pasito del robot. Tiendo a decantar por el walking moon, hacia atrás, ingrávidos.

Si dibujaramos en un plano imaginario las líneas de nuestros recorridos y trayectos cotidianos a lo largo de un día, un año, una vida, que dibujo fabuloso se nos revelaria. Un entramado complejo donde algunos puntos se solapan densamente repetitivos, líneas aisladas que se salen y se pierden solitarias, tal vez podríamos encontrar el dibujo de una Virgen como la señora que encontró la cara de Cristo en una tostada y sin embargo se la comió. Podría revelarsenos gráficos geométricos como los misteriosos círculos en los cultivos atribuidos a extraterrestres o campañas publicitarias de coca cola, aunque podría tratarse también de alguna obra anónima de Anish Kapoor. Un gráfico de tal tipo podría llevarnos a pensar en lo azaroso, donde todo destino es aleatorio, sin brújula, o en la predestinación donde el mapa ha sido prediseñado por potencias superiores, no necesariamente divinas, sino económicas, políticas, sociales, y en tal caso no haríamos mas que interpretar una partitura.

Guillermina Bustos elijio trabajar en la verduleria trazando un plano de los recorridos posibles de los clientes en el local, entre pasillitos, cajas, mostradores y góndolas, entre señalizaciones, carteles, productos y publicidades. Un mapa como el de un subte o el de una galería de arte, recorridos probables, recorridos posibles. La vivencia y percepción formateada de los espacios cotidianos.


Texto de Guillermina Bustos

Un síntoma del desarrollo de una ciudad, de su dilatación y contracción, de los cambios en la política económica, de la posibilidad de movilidad social de los pequeños comerciantes.
Una arquitectura de crecimiento y reducción orgánica, irregular, que responde a una urgencia pragmática.
Un formato donde se abarrotan la gráfica, la publicidad y la imagen.
Un espacio donde nos disponemos a una coreografía incorporada de esquivar cajones de madera, leer pequeños anuncios, seleccionar productos; mientras conversamos sobre el clima y las últimas noticias.
Una oportunidad para registrar la contingencia de los pasos, casi imperceptiblemente calculados, de este tránsito entre la mercadería y la información.

.

Flayer difusión





EL PAIS DE LOS MARAVILLOS
Cuentos de niños, para gente grande y peluda del arte / Decima entrega

Las abejas hacen dibujos geométricos en el aire. En Maravilla las abejas han comenzado a morir porque una nuve verde flota en el aire e invade la tierra con una bruma fosforescente donde el señor Berns deambula murmurando “vengo a traer la paz”. En la ventana de Alicio se cuelan moribundas y pronto se expande un cementerio de abejas en el alféizar y el piso. Los científicos comprueban que en sus vuelos hay una lógica matemática, sus diseños aéreos son estudiados con detenimiento revelando infinidad de motivos geométricos como fractales y figuras de caleidoscopio. Los niños siguen sus trayectorias por el cielo con el dedo índice dibujando estrellas, campanas tañendo, elefantes rosados, calesitas con unicornios, soldaditos de plástico, ciudades transparentes y robots del futuro. Una abeja en particular llama la atención de la prensa porque escribe en el aire acertijos: "Un pepino esta al principio de un largo pasillo que tiene tres interruptores, al final hay una habitación con la puerta cerrada, uno de estos tres interruptores enciende la luz de esa habitación, que esta inicialmente apagada, ¿cómo hizo para conocer que interruptor enciende la luz recorriendo una sola vez el trayecto del pasillo? Pista: El pepino tiene una linterna". "Cuatro parejas de tomates han quedado para cenar en un restaurante, pero cada tomate llega por separado, ¿cuántos tomates tendrán que haber llegado al restaurante, para que con certeza haya al menos un par de tomates?". "Un sapallo camina 10 km hacia el sur, 10 hacia el este y 10 hacia el norte, volviendo al punto del que partió, ¿de que color es el sapallo?".
.
.
.
“El país de los Maravillos” es una serie de cuentos escritos por Eva Finquelstein a partir de la serie gráfica “Geometrías inestables” de Pablo Bofelli.

“Geometrías inestables” y “El país de los Maravillos” son producciones específicas para el ciclo Expectativa Cero de Galerías Efímeras.Expectativa Cero de Galerías Efímeras.


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario